sábado, 9 de febrero de 2008

Fuente

Un agua viene,
rompe el dique de la razón,
desarraiga las costumbres,
deshace las máscaras.

Un agua pasa,
despierta el aullido muerto
Mírenla venir, levanta
las losas, colma
las reservas,
vence los dogmas.

Es el agua guardada que vivía adentro,
buscando acontecer.

¡Ay, ya salta esa agua,
ya se hace vecina,
se acerca a nosotros su señal,
agita la mansa obstrucción,
oímos su estruendo,
las habitaciones son honestas!

¡Agua, agua!
Todo atraviesa una hoguera.
Destellan las bellas ráfagas,
es la hora de la aurora,
mírenla ahora,
ya resplandece.

No hay comentarios: