viernes, 23 de marzo de 2012

Tres poemas (1999)


Hendija

Las salidas, las fugas
esperan para activarse
la seña del humo

El tintero es una lámpara apagada
su centro es la prisión de una ardilla

Las letras operan a capricho
articulando posiciones ilegibles

¿a dónde fueron las ganzúas,
a esta hora,
en la que nadie entra
y quien lo hace,
roba,
y sale sellando cerraduras?

Afuera, el viento ocupa otra cabellera

Las  ¿llamas?
no consumen al viejo cuento
carcelero

¿Embestirá el tren de malditos?
¿Cederá la reja de niebla?

Como lluvia ácida,
¿una Idea devorará
el cubículo?

¿Vendrá el vuelo sin censores
sin radares sin cuerdas?


***

Alcatraz

Pico hacia el mar
con la pasión de las células
pico hacia el mar

Recibo el golpe del agua
Sobreviene fugaz la desaparición

Emerjo. Una vez más, flota
la profundidad, inconclusa.
Perenne, la superficie

Para este ciclo de nacimiento y extinción
¿Dónde se guarda la cura?
Nos ciega la sal en la caída
¿Cuántos signos más son precisos para la comprensión?

¿la flor?

¿Dónde la flor resolutoria que librará del clavado final
que dieron los padres y los padres de los padres
en la densa superficie?


***

T


Inicio
y presencio el surgimiento de T
Una visión de cuerpos enrojecidos en un ámbito oscuro
Un silencio negro envuelve la expulsión de cada T
Madres rojas de cuatro vértices arrojan la T negra
fuera de su perímetro
Las nacidas se alinean a un lado y a otro
siempre toman un cauce lóbrego con prontitud
y se ordenan en él
Van armadas con el orificio y el desgarre
Están marcadas por el sino de la perpendicular
señal de la contradicción que domina los rostros
de la desértica zona donde
las espadas son el único cultivo de cosecha próxima
El pelotón de T marcha en forma de broca
orada y martilla
tira el ancla y taladra
acciona la lógica militar
el ánimo de conquista
la dominación de un pueblo por otro

¿como se rompen las T por venir?

No hay comentarios: